Rituales

Ritual para revitalización

Este trabajo tiene como propósito el de dar poder y energía extra que destierra al cansancio, la enfermedad y la depresión. El trabajo se realiza cada vez que se sienta cansado tanto física como mentalmente ya que agudiza los sentidos. Le ayudará a centrarse y despertar su poder personal.


Elementos:

  • Tres velas rojas
  • Una imagen consagrada de su santo referente
  • Carbón y calentador
  • Dos cucharadas de semillas de mostaza
  • Tres cucharadas de yerba mate
  • Cuatro hojas secas de limón
  • Mortero para machacar

Procedimiento:

1- Prenda las velas del Altar y llame a los poderes de su santo referente. Pídale que le conceda energía para fortalecerse. Coloque tres velas rojas en el suelo en forma de triángulo que apunta al Altar.

Coloque la imagen del santo en el medio del triángulo y posicione el calentador frente de la estatua. Golpee tres veces el cuello con su mano izquierda, encienda las velas y diga:

Poderoso Santo, bendice a este fiel seguidor y revierte las oscuras corrientes que yacen bajo tu control!
Coloca sobre mí la vitalidad y haz que las Corrientes Saturninas se reviertan y fluyan hacia mis enemigos, ahogándolos en la amargura!
¡Gran soberano, dame poder y fuerza de cuerpo, mente y alma!

2- Encienda el carbón dentro del calentador y deje que se queme hasta que sólo queden carbones llameantes. Coloque las semillas de mostaza, yerba mate y hojas de limón dentro del mortero y machaque hasta que sólo quede un polvo fino.

Coloque este polvo con su mano izquierda sobre los carbones encendidos y diga:

Quemo este sagrado incienso por la gran gloria de mi Santo!
Qué él señor qué todo lo puede me entregue unas pocas gotas de su fuerza y así encienda el fuego durmiente de la vida que se encuentra dentro de mí!

3- Siéntese en el suelo cerca del triángulo y enfóquese en el poder que se acumula dentro del triángulo. Coloque tres veces más incienso sobre los carbones y vea con su ojo interno como el humo revitaliza y renueva todo. Este humo rojo se concentra dentro del triángulo de poder, diga:

¡Señor! ¡Poderoso señor! Deme ahora el poder y la fuerza!

Inhale el poder que sale del triángulo y deje que esta energía brille dentro de su cuerpo y alma.
Medite sobre el poder que le ha concedido y siga revitalizándose con la energía de este humo sagrado. Coloque más polvo sobre los carbones si es necesario.

4- Después de 30 minutos de inhalación puede cerrar el trabajo, dándole gracias a su Santo, extinguiendo las velas del altar, pero deje que las tres velas rojas se consuman por sí solas.

Coloque la imagen de vuelta en el altar sólo hasta que las tres velas se hayan consumido por completo.